La movilidad urbana en la ciudad de Montevideo presenta desde hace algunos años las complejidades e índices negativos que se observan
habitualmente en la mayoría de las capitales latinoamericanas. Esta tendencia se ha visto en parte estimulada como consecuencia de la
ratificación mecánica de infraestructuras mono-funcionales para el tráfico motorizado. La actual convivencia en sociedades altamente urbanizadas nos requiere incorporar de manera más profunda en el pensamiento de lo urbano el crecimiento incesante de personas, máquinas y mercancías que se trasladan por sus redes, asumiendo el desafío de la multiplicidad y la diversidad como fundamentos para el proyecto.

¿Cuál debería ser el rol de la arquitectura en este escenario de movilidad exponencial? ¿Estamos concibiendo los espacios de la movilidad de forma congruente con los desafíos que están planteados? ¿Cuáles son las alternativas contemporáneas más convincentes que se están construyendo en las áreas centrales congestionadas?

El propósito de esta investigación se concentra por un lado en el estudio y el análisis de estrategias que tengan fuertes implicancias en la concepción física de la movilidad urbana, tratando de sintetizar las posibilidades arquitectónicas subyacentes que puedan ayudar a concebir escenarios compatibles con las complejidades actuales de las centralidades urbanas contemporáneas. Luego se esbozará una síntesis proyectual en un ensayo para la Terminal de Ómnibus Internacionales de Tres Cruces en la ciudad de Montevideo, en el cual se imbriquen soluciones hipotéticas sobre el tráfico, los sistemas de transporte público, las infraestructuras y, especialmente, una idea de espacio público incluyente.

Nos centramos en los pulmones verdes que posee este barrio, como un tema importante para abarcar en nuestro proyecto sobre la zona verde.

Se analiza el tramo de este barrio enfocándose en una zona “céntrica” de la Ciudad Vieja, que se cree muy interesante del punto de vista arquitectónico y urbano.

Desde el punto de vista urbano se encuentra una zona con dos plazas amplias diferentes en su entorno arquitectónico y su entorno sobre cómo la gente decide apropiarlas, por ejemplo la Zabala es una zona con juegos para pasar el rato libre, y en sus alrededores viviendas. Del otro lado se encuentra la plaza matriz la cual le dan otro tipo de uso, si bien la gente descansa allí, está ya se encuentra con sus alrededores llenos de comercios y otras actividades laborales.

Es un proyecto que pretende replantear la manera de diseñar viviendas horizontales de manera que se privilegie la vida como motor de las relaciones entre sus habitantes. El proyecto cuenta con áreas sociales, públicas, privadas, semi-públicas. Sobre las áreas privadas son 6 unidades independientes sobre cada piso, áreas comunes para convivencia familiar, jardines productivos, patios exteriores e interiores. El proyecto se liga a la gran importancia de vegetación y espacios verdes dentro y fuera del edificio, que generan espacios de recreación, recorridos y circulaciones horizontales.

Comunidad entendida como algo mas que compartir un lugar, si no como forma de organizarse, de habitar el territorio. Donde se comparten aspectos económico, sociales, culturales, generando un entorno enriquecedor para todos y una red de contención que atienda todos los sectores sociales.

Una comunidad que repiensa constantemente el como vivimos y que se percibe como un sistema mas complejo que si misma, atenta a como su impacto afecta a todo un entorno, a un ciudad. Que se mueve en diferentes escalas, conectando a estas. Apostando a que es posible una forma sostenible de vivir.