El Centro de Investigación Antártico tiene como objetivo intensificar la presencia de científicos nacionales y extranjeros para desarrollar estrategias frente a los efectos del cambio climático en el continente antártico y el mundo.

La ubicación geográfica nos obliga a recurrir a una estrategia sostenible, flexible y eficaz, se utilizan componentes prefabricados para ser transportados y ensamblados in situ; brindado un mínimo impacto ambiental sobre el paisaje poco antropizado.

La geometría de la nave surge de la repetición de un módulo arquetípico de pórticos de madera laminada que resuelve en sí misma la estructura, la espacialidad interior y las estrategias de confort.

La solución formal de la cubierta permite la exacta acumulación de nieve para utilizarla como aislación térmica. La envolvente de PIR en color negro se transforma en un dispositivo eficiente que atrae el sol y absorbe el calor durante las pocas horas de sol en invierno.

El proceso proyectual, parte de un exhaustivo análisis de contexto, centrándose en el barrio Casavalle, en el área que comprende la cuenca de la Cañada Iyuí.

Se definen 7 puntos de intervención y se desarrollan propuestas para 2 de estos. Las mismas se basaron en la conexión del contexto barrial con el agua, teniendo en cuenta la escorrentía de la cuenca.

El agua implica un problema para la zona, pero las propuestas la convierten en un elemento vital y una oportunidad. Cobra protagonismo en los nuevos espacios, aportando áreas de juego, descanso, contemplación y adicionando zonas verdes con vegetación autóctona, conformando microclimas.

A través de nuevos dispositivos, se amortigua, se capta, y retiene el agua, permitiendo su reutilización, evitando desbordes e inundaciones. A su vez, aporta un enriquecimiento del espacio, activando áreas degradadas, haciendo posible nuevos recorridos, usos, actividades y dando identidad al barrio y sentido de pertenencia.

Propuesta para un equipamiento edilicio en el área protegida Cerro Verde, en Rocha.

El proyecto, compuesto por un anillo ocupable de madera con diversos programas (servicios higiénicos, cocina, alojamiento, etc.) y un parque de infraestructuras que concentra los sistemas imprescindibles para su funcionamiento (tratamiento de aguas servidas, energéticos, telecomunicaciones, etc.), funciona como un portal de acceso a las áreas costeras de alta naturalidad, proponiendo un enfoque donde la sostenibilidad ambiental es un recurso didáctico y educativo, una investigación tecnológica, una oportunidad para la autosuficiencia de recursos y una declaración estética en el paisaje.

Lacunario es un edificio-objeto, la invención de una isla territorio en un área protegida de alta pristinidad.

La arquitectura se suma a la levedad cinética de la laguna con un translúcido pelaje de barras que se deforman siguiendo el viento, como artificiales juncos peinados por la brisa, transformando el tiempo lacustre en objeto.

Esta piel de jabalinas oficia de parasoles que arrojan sus ondulantes sombras al interior, al mismo tiempo absorben la energía cinética del viento para transformarla en la fuente de electricidad para los distintos locales, volviéndolo autosuficiente. Su luz es tenue en la noche flotando sobre la laguna, mientras que por las mañanas la niebla lo esconderá para ir revelando de a poco sus brillos metálicos.

Lacunario no se interpone a la laguna, se construye con su agua y vegetación, muta con sus vientos y brumas y late con sus ciclos naturales, deviniendo en máquina lacustre, trasformando la arquitectura en una ensoñación, una ilusión de la naturaleza.

Como excusa para nuestro Proyecto Final de Carrera, buscamos reflexionar sobre un posible futuro sostenible para la ciudad que habitamos, Montevideo.

Resiliente surge a partir de la inundación sucedida el 26 de diciembre de 2014 en la zona de la Aguada, la cual despertó en nosotras la curiosidad de comprender, dimensionar y proponer una posible actuación urbana. Esto conllevó a la creación de una red de espacios públicos resilientes -una infraestructura que mixtura espacio público con retención pluvial- lo que posibilita una transformación sustancial en una zona primaria de la ciudad, céntrica, inmediata a servicios, con identidad propia, pero que desde ya hace un largo tiempo se convirtió en un área deprimida, desatendida.

Proyecto realizado en el segundo semestre de 2018 en el curso de Proyecto Tema Específico Arquitectura del Paisaje del taller Articardi, cuya propuesta era proyectar desde el paisaje, abordando las problemáticas del espacio público. En particular se promovió la actuación en territorios fluviales de interfaz agua- ciudad, en San Carlos, Maldonado, Uruguay.

La temática implicaba comprender la complejidad del paisaje, su multidimensionalidad, continuidad y multiescalaridad; y abordar la problemática mediante el reconocimiento de los elementos que componen lo público en un espacio urbano particular con condición híbrida del paisaje donde el agua es el principal actor.

Nuestra propuesta se centra en una investigación de las características locales del territorio y su variabilidad espacio- temporal, de las cuales se pudo desarrollar un proyecto que contemplara la adaptación del entorno y los usuarios a tales condicionantes del paisaje.

Como idea principal se trata el concepto de “flotar”, como catalizador de ideas para la adaptabilidad del paisaje. De este concepto deriva el elemento primario de “burbuja” como recurso capaz de responder a los objetivos planteados, y como elemento secundarios, “cintas” que actúan como elementos conectores entre las burbujas.

Se plantean diferentes formas de flotar dentro del paseo urbano, mediante dispositivos que llamamos burbujas temáticas, las cuales se verán diferenciadas por su estrato (terrestres, acuáticas, aéreas), su capacidad de adaptación o no de la variantes fluviales, sus actividades, su temporalidad (épocas calurosas, frías), y según otras variantes de las características físicas del terreno ( por ejemplo, la vegetación).

Como segundo elemento antes mencionado se encuentran las cintas, como dispositivos conectores de burbujas, lo que permiten una mayor comunicación y conectividad entre el paisaje y el entorno urbano, así como del usuario y el entorno natural.

La cinta comprende las vías de circulación de flujo y actividades de carácter dinámico. Se caracterizan por su fluidez, forma orgánica y capacidad de interconexión de las burbujas adaptandose a los diferentes estratos en los que se encuentran.

El presente trabajo además de la reflexión sobre la situación actual de los ecosistemas asociados a cursos de agua dentro del ámbito urbano y los impactos negativos de degradación en que hoy se insertan, busca a través del diseño de paisaje, como herramienta fundamental para la intervención urbana, la forma en que se pueden revertir ciertos procesos y aspectos negativos que este tipo de situación genera en el entorno y las personas que habitan en él.

Proyecto que plantea una serie de estrategias y acciones para contener y direccionar un hipotético aumento de densidad poblacional en ciertas zonas de la ciudad y en un determinado tiempo.

La propuesta entiende la necesidad de un desarrollo social y de infraestructura para poder implementar nuevas estrategia normativas.

Es un proyecto de transformación urbana que se aplica como un sistema de nodos en zonas de la ciudad que plantean la temática de densificación a partir de posibles procesos migratorios causados por consecuencias sociales, educativas, económicas, de movilidad, etc. Este sistema de desarrollo funciona como potenciadores actuando a su vez en zonas intermedias entre dos o mas nodos y así generar una gran red de cambios.