La propuesta pretende activar el borde del Río, generando un borde dinámico, entendiendo al fenómeno de la inundación como un proceso natural de crecida donde interaccionan dos sistemas: la ciudad y el río.

La pieza soporte funciona como NEXO y genera el vínculo entre los dos sistemas. Formar parte del parque, mimetizándose con el lugar. Ser testimonio activo del agua convirtiéndose en referencia para la sociedad local.

Su uso según haya o no inundaciones, se genera en una cota fuera de peligro de ser afectada por la crecida del río, ingresando a partir de un acceso que también se adapta a estas circunstancias.

Es necesario reflexionar sobre un ineludible cambio de mirada, en particular para abordar problemáticas transversales como las relacionadas al ambiente y al territorio, tomando en este caso a el río como una oportunidad.

Dado que la cuenca baja de la Cañada Iyuí está considerada dentro de los estudios y proyectos del Parque Lineal Matilde Pacheco integrado al Parque Lineal Miguelete, realizado por la Intendencia de Montevideo, este trabajo se centra en el estudio e intervención en la zona intermedia/alta y nacientes de la cuenca.

El objetivo es utilizar los diferentes espacios libres públicos aguas arriba, para utilizarlos como dispositivos “esponja” recreativos, que retengan, controlen, filtren y drenen el agua de lluvia a su destino.

Lograr recuperar espacios modelados por la “Forma del Agua”, permitiendo que los habitantes se rencuentren con ella y su fauna perdida.

El proyecto pretende abordar la incorporación de vivienda colectiva, cuantificando su aporte en la densidad poblacional y planteando un imaginario sustentable respecto a este tema. En primera instancia se busca la aproximación de forma analítica a la redensificación de la Ciudad Vieja, tomando datos de la cantidad de predios vacantes y comparando la densidad actual con la promedio de Montevideo, para finalmente plantear el alcance de dicho promedio como un punto de partida hacia una Ciudad Vieja más sustentable. Partiendo del estudio de una manzana modelo, se plantean tres posibles escenarios, desarrollando la formulación proyectual en el marco del escenario 1 y resolviendo una posible formulación edilicia para un predio baldío de modo que puedan agregarse viviendas al proyecto en escenarios futuros.

Nos centramos en los pulmones verdes que posee este barrio, como un tema importante para abarcar en nuestro proyecto sobre la zona verde.

Se analiza el tramo de este barrio enfocándose en una zona “céntrica” de la Ciudad Vieja, que se cree muy interesante del punto de vista arquitectónico y urbano.

Desde el punto de vista urbano se encuentra una zona con dos plazas amplias diferentes en su entorno arquitectónico y su entorno sobre cómo la gente decide apropiarlas, por ejemplo la Zabala es una zona con juegos para pasar el rato libre, y en sus alrededores viviendas. Del otro lado se encuentra la plaza matriz la cual le dan otro tipo de uso, si bien la gente descansa allí, está ya se encuentra con sus alrededores llenos de comercios y otras actividades laborales.

Es un proyecto que pretende replantear la manera de diseñar viviendas horizontales de manera que se privilegie la vida como motor de las relaciones entre sus habitantes. El proyecto cuenta con áreas sociales, públicas, privadas, semi-públicas. Sobre las áreas privadas son 6 unidades independientes sobre cada piso, áreas comunes para convivencia familiar, jardines productivos, patios exteriores e interiores. El proyecto se liga a la gran importancia de vegetación y espacios verdes dentro y fuera del edificio, que generan espacios de recreación, recorridos y circulaciones horizontales.

El conjunto de vivienda colectiva como plan de re activación de los espacios públicos y como herramienta para la re inserción social de minorías, estimulando el uso de baldíos y edificios obsoletos.

Comunidad entendida como algo mas que compartir un lugar, si no como forma de organizarse, de habitar el territorio. Donde se comparten aspectos económico, sociales, culturales, generando un entorno enriquecedor para todos y una red de contención que atienda todos los sectores sociales.

Una comunidad que repiensa constantemente el como vivimos y que se percibe como un sistema mas complejo que si misma, atenta a como su impacto afecta a todo un entorno, a un ciudad. Que se mueve en diferentes escalas, conectando a estas. Apostando a que es posible una forma sostenible de vivir.

Objetivo

generar propuestas que fortalezcan la sustentabilidad de fadu en sus múltiples dimensiones. Las propuestas son de carácter abierto, respondiendo al formato de concurso de ideas.


Metodología

cada grupo de práctico entrega una propuesta que debe abordar tantos temas-problema como equipos haya, sin repetirse, justificando desde cada una de las tres dimensiones clásicas -ecológica, económica y social.

Las mejores propuestas serán presentadas en el Comité Académico de Sustentabilidad de Fadu, para evaluar la factibilidad de viabilizar su concreción real.