Proyecto Urbano localizado en el Barrio Casavalle – Montevideo, el cual pretende lograr una mejora de la calidad ambiental del barrio, valorizando los espacios públicos desde una perspectiva ambiental actuando en infraestructuras verdes, recuperando el correcto funcionamiento del ciclo del agua y gestionando los residuos de forma adecuada. Esto teniendo como foco a la participación ciudadana, la integración y educación ambiental de los vecinos, para satisfacer sus principales necesidades e inquietudes y mejorar la calidad del entorno en el que viven.

El proyecto se basa en la reactivación de los espacios públicos verdes existentes en aquellas áreas donde son preexistentes y en la generación de nuevos espacios en aquellas áreas verdes donde sea posible, con la finalidad de brindar espacios públicos de calidad a la comunidad local. Además, el proyecto apunta a la creación de un hábitat natural que funcione como espacio estratégico y que influya positivamente en la adaptación al cambio climático apostando al reverdecimiento del área y a la disposición de dispositivos de reciclaje que ayuden a la recolección de residuos para mantener el barrio en óptimas condiciones.

Se eligen distintas zonas que conforman Casavalle donde posteriormente se va a intervenir en puntos específicos que fueron elegidos teniendo en cuenta los espacios públicos que tiene cada barrio y en qué condiciones se encontraban, lo que nos permitió poder clasificarlos y pensar el tipo de intervención mas adecuada.

El proyecto propone vincular a Casavalle tanto internamente como con el resto de la ciudad, trabajando sobre los cursos de agua pertenecientes a la cuenca Casavalle y en sus zonas adyacentes como articulador urbano – comunitario.

Mediante un abordaje sistémico se proponen estrategias de ordenación para esta pieza, que resultando en un nuevo frente urbano incorpora vialidad, cuidado ambiental, espacio público, vivienda y áreas productivas. Con un enfoque sustentable busca la recuperación de los ecosistemas naturales así como la incorporación de infraestructura verde y la educación en el cuidado ambiental.

En el año 1959, doce países firmaron el Tratado Antártico, un documento que establece un marco legal para la gestión del continente blanco; promoviendo la investigación científica y la cooperación. Uruguay es miembro activo con voz y voto en dicha organización habiendo reservado todos los derechos que le correspondieren a futuro en caso de cambiar las condiciones de gestión ambiental/territorial que rigen el tratado.

El Tratado Antártico será abierto para entrar en revisión en el año 2048 y Uruguay tiene voluntad de ubicarse entre los países más desarrollados del tratado para llegar en buena posición a la revisión, por esto, existe una agenda país activa en materia científica, que planifica las principales directrices a llevar a cabo.

El proyecto actúa de forma multiescalar, con énfasis en una intervención en la Base Científica Antártica Artigas que atiende las preocupaciones de la comunidad científica y reflexiona sobre la forma de intervenir un territorio tan particular e inexplorado.

En el marco del curso Activá Ciudad (experiencia Casavalle) de PUA Velázquez, nuestro proyecto busca diseñar un modelo alternativo de urbanizar: desde el desarrollo sostenible, desde lo social a lo ambiental, un modelo que logre urbanizar la zona a la vez que dar herramientas a su población. Proponemos buscar soluciones simbióticas: acciones que en si mismas resuelvan varios problemas y que se apoyen mutuamente. Construir generando capacidades (herramientas), proyectar reforzando la colectividad barrial y participación, y fortalecer las organizaciones y redes locales hacia un futuro de mejora continua. Para esto nos propusimos partir desde la mayor problemática: el acceso a la vivienda.

Reconocimiento del cambio

La sociedad contemporánea ha ido transformando el concepto de “habitar” y sus códigos de domesticidad durante el siglo pasado y lo que va de este. Sus formas de expresión merecen ser estudiadas y reflexionadas desde el campo urbano hasta el espacio doméstico, a escala universal y nacional al mismo tiempo. Es necesario entender el ayer para proyectar el mañana, pero lo imprescindible en este momento reflexionar sobre la actualidad y el porvenir, entenderlo como hecho histórico, y abordarlo desde nuestra disciplina. Desde tiempos inmemorables, la crisis nos hace mas eficientes, estandarizamos y repetimos, globalizamos, la eficiencia debe volver en otros términos. Si proyectamos para el HOY, ya estamos atrasados.

La ciudad entra en juego!

Desarrollar las nuevas relevancias va desde la unidad habitacional hasta la ciudad en si misma, por lo tanto es importante pensar en interfaz. Entre la vivienda y la ciudad.

Nuevos elementos dentro de la urbe que se convierten en servicios primordiales para el desarrollo urbano habitacional, y quizás otros que quedan obsoletos. Para ello es necesario gestionar esta interfaz, entender los nuevos diagramas de vínculos desde la escala micro -vínculos humanos- a la escala macro -vínculos urbanos-. Externalizar! Flexibilizar! Cooperativizar! Conceptos como Co-Housing y Co-Working ya se venían desarrollando en el mundo, que pasaría si lleváramos este concepto a la vida en general? Co-Vida: una vivienda colectiva, para una sociedad colectiva, mediante la consciencia colectiva.

Como punto de partida, elegimos un terreno sobre la calle BsAs, ubicado e EcoLiving, una zona con predominancia residencial.

La propuesta pretende activar el borde del Río, generando un borde dinámico, entendiendo al fenómeno de la inundación como un proceso natural de crecida donde interaccionan dos sistemas: la ciudad y el río.

La pieza soporte funciona como NEXO y genera el vínculo entre los dos sistemas. Formar parte del parque, mimetizándose con el lugar. Ser testimonio activo del agua convirtiéndose en referencia para la sociedad local.

Su uso según haya o no inundaciones, se genera en una cota fuera de peligro de ser afectada por la crecida del río, ingresando a partir de un acceso que también se adapta a estas circunstancias.

Es necesario reflexionar sobre un ineludible cambio de mirada, en particular para abordar problemáticas transversales como las relacionadas al ambiente y al territorio, tomando en este caso a el río como una oportunidad.